Facebook Messenger se abre al comercio electrónico

F8, la conferencia de desarrolladores de la red social, apuesta por el contenido en vídeo

“Esto va de juntar a la comunidad para crecer y hacer mejores apps”. Así se presenta Mark Zuckerberg, cuyo atuendo, vaqueros y camiseta gris no difirieron en lo que vestiría cualquier otro día de su vida. El fundador de Facebook arrancó con cifras su intervención en F8, el evento dedicado a los desarrolladores de la compañía, con más de 2.500 asistentes en Fort Mason, una antigua base militar en San Francisco (EE UU). En 2014, la compañía pagó más de 8.000 millones de dólares a los desarrolladores que trabajan sobre su plataforma. El 90% de las apps en el top de iOS y Android, asl tiendas de Apple y Google, están conectadas con Facebook. “Sois los que conectáis el mundo”, insistió, para pasar a recapitular el poder de su universo. “Facebook solía ser una app, ahora somos una familia”.

Una de las palabras más repetidas fue “estabilidad”, todo un cambio de filosofía si se tiene en cuenta que el lema tradicional de este encuentro era “muévete rápido y rompe cosas”. Ahora es “construye mejor”. La clave para hacerlo estará en, literalmente, “poner a la gente primero: si se sienten cómodos con la privacidad y la seguridad, abren su mente a probar cosas nuevas”, dijo Zuckerberg. Su universo ya cuenta con 1.400 millones de usuarios activos en Facebook, 700 millones en WhatsApp y 300 en Instagram.

El contenido fue el verdadero protagonista del encuentro. “El vídeo cada vez tiene más importancia. Muchos pensáis en la realidad virtual como algo propio de los videojuegos, pero yo lo veo como una manera de visitar lugares”, insistió, mientras presentó las primeras experiencia con Oculus, las gafas compradas por 2.000 millones de dólares el año pasado. En lo sucesivo aparecerán con naturalidad dentro del flujo de noticias y contenidos de Facebook. El requisito, claro, será contar con sus gafas. Abre así la puerta a una nueva forma de crear y consumir contenido audiovisual.

El vídeo, el normal y corriente, el que se desarrolla en dos dimensiones y se conoce desde hace más de un siglo, tiene un consumo de más de 3.000 millones de visionados a diario en Facebook. Quieren más. Siguiendo la estela de YouTube, darán un código para que el contenido audiovisual de su plataforma se pueda insertar en cualquier página web.

Messenger, una aplicación individual para gestionar los mensajes privados de la red social, será en lo sucesivo una plataforma para que los desarrolladores hagan aplicaciones basándose en su servicio. “Estableceremos mejores conversaciones, estoy seguro”, subrayó. Giphy, Kanvas o Memes son las primeras apps que se conectarán. En el vídeo explicativo de la presentación, se dejó ver su potencial para compartir contenido recién creado, sobre todo gifs animados, la última sensación entre los jóvenes, sin necesidad de abrir programas adicionales.

David Marcus, responsable de mensajería, fue algo más humano que un Zuckerberg serio y sin salirse del guión. “Emoción y expresión. Esa es nuestra misión”, subrayó para mostrar una colección de 40 aplicaciones, de claro tinte lúdico.

«Facebook solía ser una app, ahora somos una familia”

Tras esta cortina emotiva se esconde un claro afán comercial: “Tenemos que reinventar cómo las tiendas se relacionan con los consumidores”. Así, presentó un nuevo botón para integrar en las tiendas, y los usuarios que lo deseen recibirán una notificación con los datos del envío, el estado de la entrega, incidencias… En definitiva, una alternativa a la llamada telefónica o el correo electrónico. Más directo, más inmediato, pero seguramente, también más invasivo. La frontera entre lo estrictamente personal, como era hasta ahora Facebook, y lo comercial, queda completamente diluida.

No se dejó de lado el aspecto más polémico y a la vez, político. Threat Exchange, la alianza de empresas promovida por Facebook, que planta cara a la alianza propuesta por el presidente Obama, tuvo su protagonismo. “Compartiremos información con otras empresas para poder afrontar ataques y amenazas”, dijo el creador de la red social, con una inocencia que tiene más calado de lo que aparenta. Una vez más Silicon Valley se revela frente a las instituciones para defenderse por su lado. Mientras, sobre todo tras el ataque a Sony, se considera una cuestión de Estado, Microsoft, Pinterest, Yahoo! Tumblr y Stripe se han posicionado del lado de Zuckerberg.

Fuente: El País

No votes yet.
Please wait...

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *